Caracoles chicos (guiso de caracoles pequeños).

DSC04784

Esta receta es muy típica de Cádiz, aunque ya se ha extendido por toda Andalucía. Típico de los bares cuando llega la primavera, después de las lluvias, Y hasta San Juan, 24 junio (como dice el dicho popular).
Muy económica.

Ingredientes:

1 Kg de caracoles chicos.

sal gruesa (abundante)

Agua

1 cebolla

Especies para caracoles (en supermercados y almacenes)

1 cabeza de ajo.

1 guindilla seca (opcional)

1 ramita de Hierbabuena

Un chorrito de aceite de oliva virgen.

 

¿Cómo lo hago?

Es muy fácil. La única dificultad es en que hay que lavar muy bien y repetidas veces el caracol.

Primero ayunaremos a los caracoles recien cojidos (vivos), los tendremos un dia entero en algun lugar húmedo sin que puedan comer nada ellos. (cuidado que se escapan, jeje). Así, haremos que el caracol suelte toda arenilla o resto de hierbas que haya comido.

Al día siguente los lavaremos muy bien. Los pondremos en la pila del fregadero con el tapón puesto, y los lavaremos debajo del grifo bastante bien. Quitamos el agua y les añadimos a los caracoles secos 2 buenos puñados de sal gorda. Removeremos un poco y dejamos que reposen un poco para que vayan soltando las babas. Enjuagamos muy bien y repetimos el proceso. Cuantas más veces repitamos la operación (mínimo 2 lavados) , mas claro saldrá el caldo, y menor impurezas tendrá el caracol.

Ahora los pondremos en una olla amplia. Los cubriremos de agua, no mucha mas. y los pondremos a fuego muy, muy lento. No olvidemos ponerle una tapadera para nuestra mayor comodidad. Ya las los caracoles, al sentir el calor, querrán escapar y es muy probable que salgan algunos de la olla. Este proceso se hace para que saquen todos la cabeza y no se quede ninguno dentro de la concha.

Cuando vemos que ya estan todos muertos o flotando, pondremos mas fuerte el fuego. Espumaremos y añadiremos la cebolla, la cabeza de ajo y la muñequilla. Ya no necesitaremos la tapadera.

La muñequilla no es ni mas ni menos que un trozo de tela limpia, liada con una cuerdecita, y en cuyo interior estará las especies de caracoles (que encotraremos en cualquier supermercado o tienda de Especias).

Es normal que sigan soltando impurezas por lo que espumaremos las veces que sea necesario.

Normalmente, y dependiendo del tamaño del caracol, este guiso está listo en 30 min.

Una vez que apaguemos el fuego añadiremos la hierbabuena. No antes, puesto que amargaría toda la olla.

Serviremos muy caliente con su caldo en plato hondo, cuenco o vaso de café. Y a la hora de servirlo podemos añadirle un chorrito de aceite de oliva virgen.

Bon Appetit!!

 

Nota: Si nos gusta más picantes podemos añadirle al caldo un par de guindillas secas más.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s